Monday, December 11, 2017

La playa...


Sentada juega la niña

Con el móvil, en la arena,

Sobre su toalla amarilla,

Mensajes de sms.



El niño juega a escapar

De la espuma blanca del mar,

Como antes jugaron

Su padre y su madre.



El sol orondo, silencioso,

Ríe en olas de fulgor

En millones de chispas

Sobre la superficie del mar.



El viento borra las palabras

Escritas en la arena,

Los pasos dejan nuevas huellas

Mientras el tiempo pasa


Los pájaros buscan una presa


Y, con la luna, todo acaba…


Friday, December 08, 2017

Desahucio.


Desahucio.

No valoramos las cosas hasta que las perdemos o nos las quitan.

Pasa, en menor medida, con la electricidad y  luz de la casa. Esta ahí, la usamos, abusamos de su uso incluso pero un simple corte por unas cuanta horas nos desconcierta, nos hace débiles y comprobamos cuanto dependemos de la misma. También es cierto que cuando hay un corte nunca nunca se sabe cuánto va a durar y empezamos a preocuparnos por la comida del congelador y mil cosas más. Un detalle curioso es que ya casi nadie tiene las velas de rigor para emergencias, quizás alguna linterna ( a veces de los críos, como un juguete) y poco más. Además esta una mentalidad equivocada que tenemos y nos metemos en la cabeza. Me explico, ante un caso similar, a la hora de la cena, mi hija me dice que vayamos a cenar a algún sitio pues no podemos prepara nada en la cocina. Yo le digo que no, que es mucho gasto inútil, que haremos unos sándwiches fríos y unas cuantas velas en la mesa y quedara bonito y curioso. Le gusto al final tal como quedo todo, la cena pues por una vez muy bien...

Mas grave es que te quiten la casa. De alquiler, si, ya lo sé, pero verte con la policía en la puerta con la orden judicial (y tú y la niña en pijama)...si, ya se, hubo casi un mes para proveerlo pero la chica no entiende bien de estas cosas, no lo comprendió, solo oyó de la apelación, el abogado no le hizo entender bien la situación y la sentencia de la jueza...y aun así hay que dar las gracias que les dieron una semana adicional, la última oportunidad. Una semana para encontrar un piso de alquiler, casi imposible, necesitarían un autentico milagro. Y allí esta esa madre con su hija coraje pateándose Madrid como una loca.

Es evidente que encontrar un piso en cinco días en este Madrid en que vivimos es imposible, totalmente improbable. Antes del final de esos cinco días pues tuvieron que hacer la mudanza completa, los pocos muebles a una plaza de garaje que le prestaron, aun hay gente caritativa y comprensiva. La ropa y enseres pues a casa de una vieja amiga que las acogió como pudo. La chica no tuvo más remedio que irse con su padre por unos días, días de lloro y llanto, de preocuparse por su madre y su situación. Se levantaba muy pronto y se iba a desayunar con su madre, buscaba pisos con su madre, hora tras horas, calle tras calle.  Volvía a la casa paterna por la noche rota y cansada y cabreada por los precios de los alquileres y de las exigencias de los dueños o de las inmobiliarias.

Una situación que no podía mantenerse por mucho tiempo.

Tuvieron suerte, en la media docena de pisos que localizo gracias a internet la joven pues encontraron uno que les convenció. No era el sitio mejor. No tenía el tamaño más  adecuado. No era el alquiler más barato o dentro de sus posibilidades, se les escapaba un poco pero solo un mes de fianza, un único mes de fianza. Lo cogieron. Allí están.

Una tragedia que salió bien, por fortuna. Otras salen peor.


Wednesday, December 06, 2017

El hombre de negro...


Se retiro el mar de la playa,

En la arena dejo señales

Escritas para ojos que vieran.



Señales, palabras, presencias,

Los pájaros las pisotean,

El viento las barre y borra.



No importa. Allí estuvieron. Allí

En el silencio desmenuzado.



Al mar que va en huida, puentes de plata.



Los pies del niño juegan barriendo

Finísimas perlas, rastros amargos

Que, un día, serán presagios

De heridas en carne viva

O el espectáculo grotesco

De cortar las alas a un ángel.



Se fue el mar, dejo siniestras

Marcas, como cuchilladas

En la piel como deshechos.



Un rastro de espuma persigue

Los sueños de pies húmedos

Y, sin alas, nadas con arrecifes

Coralinos y delfines

De lomos plateados. Renuncian

Al tiempo, la noche te envuelve

Con su capa de frescor y lujuria.



Tiemblas de frío. Tiemblas cobarde.

Las  señales son borradas

En el lento caminar de tu paso

Y al paso del hombre de negro.

Sunday, December 03, 2017

Una historia de invierno.


Una historia de invierno.



Os lo cuento tal como paso, no omito nada y nada añado.



Es invierno. Mes de enero ó febrero. Noche oscura amenazando lluvia.



Invierno, es la hora de la cena. Todos reunidos en la mesa del comedor, cenando...!no es lo más importante¡.  El reloj da la alegre campanada de las “medias”, son las diez y media de una oscura noche de invierno.



Pero no están todos en la casa. Solo está la madre y sus cinco hijos. Falta el padre a causa de un largo viaje de trabajo por esas largas rutas de España, algo de chatarra y barcos.



La casa está llena de risas, codazos, ruido de masticar o sorber ruidosamente, insultos leves, ruidos, peleas entre bocado y bocado, alguna llantina de los pequeños, algún cubierto que cae de la mesa...



De pronto alguien llamó a la puerta, sonaron tres golpes, lentos, fuertes, secos y profundos, como con eco, resonaron por toda la casa. Se hizo un silencio sepulcral en la habitación. Nadie se movió o hablo hasta que el mayor, cumpliendo con su papel,  se levantó y abrió la puerta. Un soplo de aire frio, gélido, se coló de rondón…



"¡No hay nadie ¡"- dijo.



"Habrá sido algún vecino, cierra rápido que nos enfriamos, siéntate y sigue cenando"-contestó la madre.



La atmósfera de la casa ya había cambiado de manera imperceptible. No afloraban las  risas, ni  existían los juegos, ni el meterse unos con otros. Algo opresivo sentían en el corazón cada uno de aquellos habitantes.



Al poco, volvieron a oírse de nuevo los tres golpes en la puerta, incluso sonaron un poco más fuertes que la vez anterior. Esta vez el chico mayor (trece años, moreno, grande, musculado) se levantó rápidamente, casi tira su silla, y abrió la puerta como una exhalación. Al no encontrar a nadie salió a la calle buscando al gracioso, buscó a derechas e izquierdas no encontrando a nadie. Recorrió parte de la calle arriba y abajo de forma inútil.



"No veo a nadie. Se ha tenido que esconder muy bien. ! Como lo coja ¡"-dijo enfadado al tiempo que entraba tiritando.



"Algún gracioso. No hagas caso- respondió la madre-déjalos pasando frió en esta noche"



El chico entró, cerró la puerta pero no se sentó. Se quedó agarrando el picaporte con su mano derecha detrás de la puerta. Esperando escondido. Presto a saltar a la mínima y, al tiempo, un cierto miedo o sorpresa brillaba en sus ojos gris-verdosos que refulgían como los ojos de los lobos cuando van de caza.



Una vez más los golpes volvieron a sonar. Por tres veces alguien llamo fuertemente haciendo moverse la puerta en  sus bisagras. Nadie se pudo mover durante los segundos que duró la llamada, ni el chico que estaba con los nervios a flor de piel agarrando el pomo. Nadie se movió, nadie hablo, contuvieron hasta el aliento. Se podría decir que nadie respiró en esos instantes.



Cuando se hubo extinguido el eco sordo del tercer golpe el chico salió de su estupor y abrió la puerta con violencia. No había nadie. Una ráfaga de aire tibio entró en la casa. Había un total desconcierto en su rostro. Salió presto a mirar y nada, nadie en la calle, nadie…



"No tengáis miedo- dijo la madre, siempre sentada en su lado de la mesa, reconociendo un tenue aroma en la brisa y presintiendo algo esperado- es seguro la tía Antonia que acaba de morir y a venido a decirnos adiós en su nuevo camino. Recemos un padrenuestro por su alma".



Cinco niños y su madre rezaron alrededor de una cena inacabada.



Al dia siguiente, de una pequeña y hermosa aldea gallega llamada La Hermida, cercana al Miño, una llamada de teléfono les comunicaba la muerte en paz de la tía Antonia que se había producido sobre las diez y media de la noche anterior.



Que cada cual tenga sus conclusiones. Lo cuento tal y como paso. No quito nada, no añado nada.

Friday, December 01, 2017

El silencio


El silencio


Es la luna

a tu vera.



Tu palabra

Es un puñal

Al volapiés.



Tu mirada

Una angustia

Que no ceja.



Es tu gesto

En una huida

Hacia el mar.



Silencio…

Se rueda…

Tuesday, November 28, 2017

Arcanos y arañas.


Arcanos y arañas.

La tarántula de obsidiana con su brillo metálico era amenazadora y bella. ¡Qué contrasentido! Amenaza y belleza unidas por igual que en un arma de combate, un instrumento de la muerte que fuera hermoso como alguna de las “Damas de hierro” de la edad media.

Refulgía sensual en su estuche, captaba los rayos de la luz y los devolvía multiplicados por mil. Irradiaba malignidad y desolación. Soledad y tristeza.

Se lo ofrecieron con los brazos tendidos como alejando de si así pudieran librarse de su maldición. En un estuche abierto de madera, la pieza descansaba en un paño de terciopelo rojo como la más pura sangre derramada de las más pura y casta virgen celestial ofrecida a algún oscuro dios.

La cogió con la mirada llena de avaricia y prendado por la singular rareza de aquella pieza de siglos y siglos… daba una impresión de ser más vieja que el propio tiempo, del principio de la creación cuando el huevo cósmico exploto…en su negrura viajaban grandes constelación hacía otras dimensiones. Mirandola bien te parecía marearte, como si cayeras hacia un precipicio sin fin.

La cogió medio temblando, la admiro, lloro pensando en las años que la estuvo buscando de forma desesperada tras encontrar su rastro en la extraña “Enciclopedia de Mistonik”. Como recorrió pantanos y desiertos, bazares inmundos, lupanares, museos raros y extraños de los que no aparecen en las guías culturales, en viejas iglesias  malditas y mezquitas destruidas, en escuelas de magia…

Su mano derecha fue al bolsillo de atrás del pantalón y cogiendo su colt disparo al que le ofreció la gema pues esta dicho “Solo se puede aceptar con el sacrificio de la sangre derramada”. El hombre oscuro se desplomo sin un gemido, sin un estertor, sin un palabra, como si estuviera esperando largo tiempo ese resultado, solo cayó fulminado al enlosado de la calle , mientras un pequeño reguero de sangre salía de la entrada de la bala y se mezclaba con las aguas residuales que corrían rumbo a una alcantarilla.

Guardo el revólver y con su dedo índice cogió una gota de sangre y la dejo caer sobre el cuerpo de la araña. La gota de sangre refulgió brillante, casi traslucida, y fue absorbida de forma repentina, la tarántula tenia sed, no había duda, eran mucho tiempo sin beber de la inmundicia.

Se fue corriendo por las viejas y húmedas callejuelas del Toledo viejo y desvencijado. Al llegar al centro, aminoro el paso, se irguió tal cual era, adopto la pose de hombre de mundo civilizado y avanzo hacia su hotel en el extremo de la plaza. Cogió las llaves de su habitación y entro, estaba agotado, sudaba por todos los poros de su cuerpo y rendido, tras dejar su tesoro en la mesilla de noche se tumbo emocionado por el resultado final de su búsqueda y los logros que podría conseguir a partir de ese momento.

De noche la luna de plata iluminaba de forma fantasmagórica la piedra, la ciudad; creaba sombras reptantes y malignas…la tarántula en su estuche se estremeció de pronto, estiro su larguísimas y dalinianas pata y  avanzo hacia la cama a la que subió con facilidad. Monto encima del hombre dormido, aletargado, y avanzo hacia su pecho. Allí hinco con fuerza sus patas que eran cono estiletes de acero negro, penetraron hacia el corazón que abrazaron con fuerza.

Mil colores refulgían sobre el caparazón de la araña mientras se fundía con el corazón latiente de sangre y carne…pues estaba dicho “Y será el sentimiento pleno del esclavo para siempre”…


Saturday, November 25, 2017

A mi perro verde.


A mi perro verde.



Me dormí, creo,

Entre las sabanas

De tu cama. Soñé,

Creo, con tus brazos

Que me abrazaban.

Desperté, creo,

En la soledad

De un cuarto sucio

Con cucarachas…

Y un perro verde,

A mis pies, creo,

Con ojos glaucos

Miraba al vacío.

Wednesday, November 22, 2017

Desahucio.


Desahucio.

No valoramos las cosas hasta que las perdemos o nos las quitan.

Pasa, en menor medida, con la electricidad y  luz de la casa. Esta ahí, la usamos, abusamos de su uso incluso pero un simple corte por unas cuanta horas nos desconcierta, nos hace débiles y comprobamos cuanto dependemos de la misma. También es cierto que cuando hay un corte nunca nunca se sabe cuánto va a durar y empezamos a preocuparnos por la comida del congelador y mil cosas más. Un detalle curioso es que ya casi nadie tiene las velas de rigor para emergencias, quizás alguna linterna ( a veces de los críos, como un juguete) y poco más. Además esta una mentalidad equivocada que tenemos y nos metemos en la cabeza. Me explico, ante un caso similar, a la hora de la cena, mi hija me dice que vayamos a cenar a algún sitio pues no podemos prepara nada en la cocina. Yo le digo que no, que es mucho gasto inútil, que haremos unos sándwiches fríos y unas cuantas velas en la mesa y quedara bonito y curioso. Le gusto al final tal como quedo todo, la cena pues por una vez muy bien...

Mas grave es que te quiten la casa. De alquiler, si, ya lo sé, pero verte con la policía en la puerta con la orden judicial (y tú y la niña en pijama)...si, ya se, hubo casi un mes para proveerlo pero la chica no entiende bien de estas cosas, no lo comprendió, solo oyó de la apelación, el abogado no le hizo entender bien la situación y la sentencia de la jueza...y aun así hay que dar las gracias que les dieron una semana adicional, la última oportunidad. Una semana para encontrar un piso de alquiler, casi imposible, necesitarían un autentico milagro. Y allí esta esa madre con su hija coraje pateándose Madrid como una loca.

Es evidente que encontrar un piso en cinco días en este Madrid en que vivimos es imposible, totalmente improbable. Antes del final de esos cinco días pues tuvieron que hacer la mudanza completa, los pocos muebles a una plaza de garaje que le prestaron, aun hay gente caritativa y comprensiva. La ropa y enseres pues a casa de una vieja amiga que las acogió como pudo. La chica no tuvo más remedio que irse con su padre por unos días, días de lloro y llanto, de preocuparse por su madre y su situación. Se levantaba muy pronto y se iba a desayunar con su madre, buscaba pisos con su madre, hora tras horas, calle tras calle.  Volvía a la casa paterna por la noche rota y cansada y cabreada por los precios de los alquileres y de las exigencias de los dueños o de las inmobiliarias.

Una situación que no podía mantenerse por mucho tiempo.

Tuvieron suerte, en la media docena de pisos que localizo gracias a internet la joven pues encontraron uno que les convenció. No era el sitio mejor. No tenía el tamaño más  adecuado. No era el alquiler más barato o dentro de sus posibilidades, se les escapaba un poco pero solo un mes de fianza, un único mes de fianza. Lo cogieron. Allí están.

Una tragedia que salió bien, por fortuna. Otras salen peor.

Monday, November 20, 2017

En el final de las estrellas


En el final de las estrellas

vedlo como rey de mendigos

ó como algún Dios despistado

y lleno de culpabilidad.

Saturday, November 18, 2017

¡Todo un mito!....puaghhh…


¡Todo un mito!....puaghhh…

Os la dio con queso gilis…sus poses reiterativas de chula de barrio como llamada de atención, cuatro o cinco que la pobre no tenía mucho más, sus malos chistes preparados por su caterva de guionistas y esclavos de a diez, su procacidad siempre exagerada como una niñita jugando a novios…la pobrecita de siempre como con miedo y temor, vulnerable y pidiendo ayuda….os la dio con queso idiotas, solo era un “papel”, una sobreactuación  en una vacía cabecita rubia y como Don Quijote, al final, hasta se creyó su propio papel, quiso vivir en las fantasías de su guion prefabricado y se despeño inútilmente cuando comprendió la realidad, su realidad, como un hermoso castillo sin cimientos…

Vosotros, pajilleros necrófagos, babeáis viéndola en la cámara o en el posado de fotos, solo es un mal guion para una mala actriz que actuaba mejor fuera del enfoque que en el plató… ¡si tenían que repetir la misma escena cientos de veces! …para quedarse, al final, con la menos mala…no aprendía las frases, se salía de las marcas, en fin, todo un desastre de persona y actriz que no lo era…encima trataba mal a la gente,  ¿no lo sabíais? Pues ya lo sabéis…tontos del culo…mitómanos perdidos...

¿Bella?, no, operada mil veces…discretamente, eso sí, pero…

Le salvó su pequeña intervención, porque no es más que eso una pequeña intervención con el genial de Groucho Marx en ”Amor en conserva”, una escena para la gloria del cine,…el resto de la historia que vino a  continuación es una repetición  de lo mismo, personaje y chiste incluidos, eso sí sin el pobre Groucho. Si os fijáis, gilis, todo lo que vino a continuación, en la calle y en los sets de rodaje es la misma escena, idéntica, única, (¡y que peligro de los de un solo libro y una sola escena) se creyó su papel, se envolvió en su papel de ”rubia tonta vulnerable buena y necesitada a la que persiguen” y ya solo en su casa se despojaba de todo el artificio y se sentía mal, como no, no muy mal pues la verdad es que no creo que pensara en demasiadas cosas, para eso hacen falta alguna neuronas, esas células grises y pensantes…y eso, para que lo sepáis, burros con gafas, es un trastorno clásico de personalidad y se llama…”Trastorno bipolar”…

De vulnerable nada, de nada…y de romántica, mucho menos…desafortunada en los amores pá que te cuento sino era capaz de amar, todo ella era un monumental engaño, puro artificio….todo fue un montaje de una joven que dispuso el mito de una bella rubia superficial, nada inteligente, de buen corazón y que los demás lastiman y dañan…los uso y tiro como pañuelos de papel después de limpiarse las narices, los utilizo como el papel higiénico después de, ya sabéis...